El desarrollo profesional tanto como el desarrollo personal  son responsabilidad conjunta entre la empresa y el empleado por lo que es necesario empatar las necesidades de la empresa con las necesidades y las preferencias del empleado y una vez establecido este vínculo encontrar las mejores opciones que el mercado ofrece o en su defecto crear los cursos apropiados para cada caso.