Una vez que contamos con una organización bien diseñada debemos mantenerla funcional y con objetivos bien claros, a través de programas de desempeño, de medición del clima laboral, etcétera, que permitan el desarrollo tanto de los empleados como de la organización misma.