La empresa ha crecido de acuerdo con las necesidades del mercado  y se encuentra en un momento en que necesita orden para seguir funcionando de manera eficiente. ¿Cómo debe estructurarse?, ¿Cómo debería ser su organigrama?, ¿Cuenta con descripciones de puesto?, ¿Sabe cada empleado qué se espera de él? El tener una estructura organizacional bien diseñada permite a los empleados ubicarse dentro de la misma y trazar su futuro en ella. Parte del diseño incluye la definición de competencias tanto corporativas como funcionales, las cuales nos permiten identificar aquellas habilidades que hacen única a nuestra organización.